animadora en MPC

De alumna de Animum a animadora en MPC en El Rey León

Paola González De’Bei nos cuenta cómo es trabajar como animadora en MPC para una de las películas más esperadas del año

Como muchos de nosotros, Paola González De’Bei creció viendo películas Disney, pero nos confiesa que nunca habría imaginado que acabaría trabajando en ellas. Nació en Caracas (Venezuela) donde vivió su infancia hasta que a los 10 años se trasladó Málaga (España). Tras mucho esfuerzo y dedicación, nuestra graduada en Animación 3D, trabaja como animadora en MPC London (Moving Picture Company), uno de los estudios de efectos visuales más importantes del mundo. Todo un sueño cumplido.

Entre los proyectos más destacados de MPC figuran sagas como “Harry Potter”, “X-Men” o “Piratas del Caribe” y películas como “Aquaman” o “Wonder Woman”. Pero sin duda, la expectación de estas Navidades ha sido el lanzamiento de los adelantos de “El Rey León” y “Dumbo”, remakes en acción real de los clásicos Disney que llegarán en 2019. Una ocasión perfecta para que nuestra antigua alumna nos cuente su experiencia desde dentro del estudio.


Paola González De’Bei en las oficinas de MPC London

En primer lugar Paola, ¿cómo has vivido desde MPC el lanzamiento de películas tan esperadas como El Rey León o Dumbo?

Ha sido toda una experiencia estar al fin dentro del engranaje y ver cómo se han ido haciendo ambas películas. Ver cómo estos personajes de mi infancia han ido cobrando vida otra vez, aunque de una forma completamente diferente. Y más aún, viendo que la gente de dentro del estudio está igual de ilusionada con los proyectos, como el público que espera impaciente a que los acabemos.

“El Rey León” era, y sigue siendo, una de mis películas favoritas. Y “Dumbo” un personaje al que siempre le he tenido cariño, aunque mi recuerdo de la película original era un poco triste. Fue bastante emotivo ver cómo el publico ha reaccionado tan positivamente a los tráilers. Y es raro, porque cuando salieron, uno no puede evitar verlo también como fan, y no como una de las personas que lo han hecho posible.

Cuando te das cuenta de que lo que estás viendo es un reflejo de tu trabajo, de que por primera vez eres parte de algo tan grande e importante… no sé, es un sentimiento difícil de describir para mi.

Fue muy bonito. He de admitir que me emocioné bastante, y de que derramé alguna que otra lágrima.

En el estudio también se vivió con mucha expectación. En cuanto a “El Rey Léon” sabíamos que era un proyecto muy esperado, pero creo que nos sorprendió a todos que llegase a ser el segundo tráiler más visto de la historia durante unas semanas. El estudio está encantado con la gran acogida y ahora mismo tienen en bucle el tráiler en el lobby de la entrada principal.

Ayúdanos a entender cómo es ser animadora en MPC

MPC es una de las empresas más grandes y notables del sector de VFX. Así que al principio resultó algo intimidador entrar en el estudio todos los días y estar rodeado de tanto talento. Pero con el tiempo te terminas acostumbrando.

Hay mucha libertad a la hora de trabajar. Tú tienes tus planos asignados y te administras, y si tienes algún problema ellos siempre están dispuestos a ayudarte. Además, te proporcionan un montón de herramientas para hacerte la vida más fácil y siempre hay algún compañero que te enseña algún truquillo que otro. Aquí todos nos ayudamos mutuamente.

Al ser una empresa tan grande tienes que estar pendiente de un montón de cosas, no sólo en cuanto a proyectos, sino que las propias instalaciones son enormes. En mi planta sólo nos encontramos los animadores de mi proyecto, el resto de departamentos están dispuestos en distintas plantas de varios edificios. Es importante estar pendiente al chat y a los emails porque es la forma más cómoda y eficaz de comunicarnos entre departamentos.

Así que gran parte del día la dedico a revisar emails, a comprobar cómo van mis planos en otros departamentos, cómo va avanzando la secuencia en la que estoy trabajando para ver si tengo que cambiar algo por continuidad… Un montón de cosas que no son precisamente animar, pero que al final es lo que asegura que tus planos van bien y que tu trabajo no se echa a perder por problemas técnicos o por falta de comunicación.

¿En qué tipo de proyectos estás trabajando ahora mismo?

Los proyectos de MPC son todos de VFX y son de los más esperados por el público. Es por eso que son bastante exigentes con tu trabajo. Hay que crear un producto que esté a la altura y eso significa estar pendientes de hasta el último detalle.

En concreto buscan que se vea todo lo más realista posible, lo cuál siempre es un reto. Pero también es una gran satisfacción cuando ves el producto final y sientes que todas esas horas de trabajo y frustración han valido la pena.

¿Cómo fue tu formación en Animación 3D?

Siempre tuve aptitudes artísticas. Desde que tengo uso de razón he disfrutado dibujando y haciendo cosas con mis manos. Las series y películas de animación estuvieron muy presentes siempre, pero mi primer contacto con el 3D fue mientras estudiaba en la Universidad.

En Bellas Artes tuve la suerte de poder cursar asignaturas como historia del cine, realidad virtual aplicada al arte e incluso un curso básico de animación 2D. Tras esta oportunidad de probar distintas facetas del cine, decidí dedicarme a la Animación.

El poder transmitir cosas a través de personajes de todas las formas y tamaños… poder dar vida a algo que ni siquiera existe de forma física… me parecía fascinante. Busqué una escuela donde pudiese aprender de forma más detallada mis opciones dentro del 3D. Fue entonces cuando descubrí Animum.

Decidí estudiar el curso de Producción 3D de Animum, donde aprendí labores de distintos departamentos. De esta forma no sólo me aseguraba que la animación era lo que más me gustaba, sino que además aprendí conceptos y herramientas de otras áreas que me han ayudado a día de hoy a trabajar con más eficacia.

Mientras aplicaba a ofertas de trabajo seguí insistiendo, intentando mejorar mi reel mientras tanto. Me especialicé con el Máster Online de Animación de Personajes 3D para Cine y Videojuegos de Animum y finalmente se me presentó una oportunidad para entrar en la industria.

¿Qué te llevó a hacer las maletas y empezar en Londres?

El salto a Londres lo di gracias al estudio Jellyfish. Tuve la suerte de que me contratasen en la serie “Bitz & Bob” para CBeebies (de la BBC). Una vez terminó la serie, entré como animadora en MPC.

Anteriormente en España, comencé de prácticas en la película “Deep” de The Thinklab, haciendo animaciones de personajes secundarios, dinámicas, fixing, crowd… un poco de todo. Y después de eso estuve como Fixer y Layout Artist en Zinkia Entertainment para “Pocoyó”.

Ambas experiencias fueron buenas, y me alegro de haber pasado por ellas. Pero llegó un momento en que me di cuenta de que debía dar el salto para crecer como animadora. Al final me decidí por Londres y comencé a enviar cv porque sabía que aquí había una industria más asentada y que tendría más oportunidades de enlazar de un proyecto a otro.

Por ahora me quedaré un poco más en Londres, pero tengo puesta la vista en Canadá para un futuro, donde hay mucho trabajo cartoon. Además, creo que es el paso más lógico en estos momentos para poder llegar a Pixar, que es uno de mis sueños.

¿Qué crees que es lo que más valoran de un animador los estudios?

Para entrar a este tipo de empresas creo que hay muchos factores que entran en juego. Evidentemente, tienes que tener una reel de calidad. Normalmente con planos de nivel y con buenas mecánicas y en el caso de cartoon, con buenos actings. En VFX se fijan más en que seas capaz de hacer algo realista. Y ayuda mucho tener criaturas o cuadrúpedos.

Pero también hay que tener buena actitud. Y ser honestos. Porque si te vendes como que sabes más de lo que realmente eres capaz de hacer, se dan cuenta enseguida y eso no juega a tu favor.

Otro de los factores que la gente no tiene mucho en cuenta es el timing. Muchas veces cogen a gente porque necesitan completar el equipo y si lo mandas más tarde puede que no te cojan, aunque seas una mejor opción, porque ya se ha llenado el cupo. Es por eso que hay que estar muy pendientes de las ofertas en LinkedIn y demás plataformas de trabajo.

Que no te de vergüenza mandar tu cv varias veces a la misma empresa, los equipos son muy cambiantes. Hay gente yendo y viniendo todo el tiempo. Así que es normal que haya varias ofertas para el mismo puesto a lo largo de un proyecto.

Yo personalmente entré a mi segundo intento como animadora en MPC y era para el mismo proyecto. Así que, si de verdad quieres trabajar en un proyecto en concreto, no te rindas. Siempre cabe la posibilidad de entrar más adelante.

Con tu experiencia, ¿nos darías algún consejo para los animadores que están empezando?

Como junior, debes estar abierto a diferentes experiencias. Como ya he mencionado, no fue hasta mi tercera producción que no me contrataron como animadora. No fue lo ideal, pero aprendí mucho de mis otras experiencias. No sólo ves cómo funciona realmente una producción y cual es la influencia real de un departamento con otro. Sino que te ves rodeado de profesionales y puedes aprender de ellos.

Yo siempre actúo como una esponja: ¿Qué me sientan al lado de un modelador? A lo mejor le pregunto cómo ha hecho algo en concreto o le pido ayuda para aprender a modelar algo por mi cuenta. ¿Qué estoy al lado de un animador? Intento ver cómo soluciona algún problema o qué elecciones ha hecho para algunos planos y por qué.

Lo más normal es que ellos te ayuden y te expliquen cosas. Y créeme, llegará el momento en que seas tú el que esté ayudando a alguien y lo harás encantado, porque sabes lo que es estar al otro lado.

¿Y algo que un animador junior NO debería hacer?

Lo que no debes hacer es tomarte las cosas como algo personal. Te van a dar correcciones. Siempre.

Aunque tú creas que tu plano está perfecto o que tu acting es la mejor opción, siempre hay algo que arreglar o incluso que cambiar por exigencias del director. Y tú tienes que hacer lo que te mandan. Primero, porque para eso te han contratado y segundo, porque casi siempre es para mejorar el plano.

Es por eso, que debes saber adaptarte y aprender a no tomarte esas correcciones como críticas hacia ti o a tu trabajo. Porque no lo son. Son críticas constructivas. No es que piensen que lo has hecho mal, sino que siempre se puede mejorar o darle otro enfoque que a lo mejor funciona mejor con el resto de la producción. Porque al final tú estás creando un producto para un cliente y tus planos tienen que funcionar en conjunto con el resto de planos de los demás.

Si quieres hacer las cosas a tu manera, a lo mejor puedes plantearte realizar tus propios planos en casa, o incluso llevar a cabo tu propio corto. Pero yo aconsejaría esperar a tener un poco más de experiencia y conocimientos en la materia para esto último.

PAOLA GONZÁLEZ DE’BEI
3D Character animator en MPC London
Graduada en Animación de Personajes 3D Animum


Enhorabuena de nuevo Paola, ¡nos ha encantado leerte! Ojalá pronto, con el estreno de “El Rey León”, tengas más novedades que contarnos :)

Desde Animum, siempre es un orgullo seguir la exitosa trayectoria de nuestros graduados, que nos muestra, una vez más, que con trabajo y pasión se alcanzan grandes metas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.