como hjacer un comic

Cómo hacer un cómic en 10 sencillos pasos

- 15 diciembre 2022 -

¡Te descubrimos qué es y cómo hacer un cómic paso por paso!

Hace ya tiempo que el cómic dejó de ser cosa de niños. Hoy en día esos estigmas están más que superados y el cómic se ha erigido como una forma más de entretenimiento contemporáneo.

El auge de las películas de superhéroes en la última década, junto al éxito en occidente de cómics orientales (mangas, manhuas y manhwas en especial) ha revivido más aún el fervor por este formato. ¡Os contamos más sobre el mundo del cómic!

¿Qué es un cómic?

El cómic es un formato visual que emplea vistosas ilustraciones y a menudo texto escrito para narrar historias. Se presenta como una sucesión de paneles, llamados viñetas, que funcionan como fotogramas autocontenidos, como los planos de una secuencia de cine.

La mayoría de viñetas se apoyan en bloques de texto más bien breves llamados bocadillos, utilizados tanto para expresar diálogos como onomatopeyas de efectos sonoros.
como hacer un comic estructura
Al hallarse a medio camino entre la literatura y el cine, la influencia de ambos medios es patente en las estructuras y temáticas del cómic.

Para ilustradores y adeptos del mundillo, no hay nada igual que las historietas ilustradas. El dinamismo del género ha derivado en tantos subgéneros como podamos imaginar. Si bien los superhéroes son el clásico del medio, existen tiras satíricas, cómics de fantasía, terror, ciencia ficción, de crimen, mangas, obras autobiográficos y un sinfín más.

En cualquiera de estas categorías podemos distinguir tres formatos de cómic:

  • Los que prescinden de toda palabra, contando la historia a través de imágenes.
  • Los que utilizan tanto imágenes como texto.
  • La novela gráfica, el formato más largo y que permite universos más elaborados.

Te damos 10 consejos para llegar a trabajar en grandes producciones Descúbrelo en este eBook gratuito

¿Qué habilidades requiere la creación de un cómic?

Evidentemente, las habilidades de dibujo, ya sea en papel o digitalmente, son básicas para poder producir ilustraciones con calidad y soltura, pero existen otras cualidades igual de importantes para dotar de personalidad a un cómic.

Por un lado, la capacidad de observación del mundo real es esencial para poder plasmarla de forma verosímil.

como diseñar personajes de comicSi los personajes son humanoides, el dibujante deberá tener interiorizadas las proporciones del cuerpo humano, incluso si es para exagerarlas y caricaturizarlas.

Si, en cambio, la historia bebe de elementos fantásticos, entran en juego la imaginación y capacidad de creación del dibujante para generar criaturas de todas las formas concebibles.

El mundo del cómic es muy suyo, tiene su propio lenguaje y convenciones que, a veces, pueden saltarse, pero conviene conocer para beber de ellas y adaptarse a los gustos del público.

Algo de cultura general nunca vendrá de más para hacer referencias a eventos, personajes o fenómenos concretos que enriquezcan la obra y la hagan interesante.

Por último, no debemos perder de vista que, ante todo, el cómic busca contar una historia. Algunos dibujantes profesionales no son tan buenos escritores y pueden contar con un escritor para crear el guión, pero siempre tienen bien planteada y trabajada la historia que hay detrás.

La capacidad de crear personajes creíbles y con profundidad y hacerlos evolucionar a lo largo de los capítulos es también determinante para la calidad del producto.

¡Veamos ahora cómo hacer un cómic de principio a fin!

Cómo hacer un cómic en 10 pasos

1. Idea principal

Hay que tener muy clara la idea central de la historia de principio a fin, pero especialmente el desenlace. Tenerlo cerrado desde el principio ayudará a que la historia no se vaya haciendo cada vez más compleja por la improvisación y cueste terminarla.

Realizar esquemas en papel ayuda a definir el hilo narrativo y descartar las partes prescindibles o que no llevan a ninguna parte.

La realización de un cómic es una ardua tarea que llevará muchas horas, por lo que hay que creer y querer a la idea que se vaya a desarrollar. Con la cantidad de material que se publica actualmente, la originalidad es la mejor baza para hacerse un hueco entre tanta competencia.

2. Formato

A medida que la idea vaya tomando forma, hay que ir planteándose qué formato se ajusta más a ella.

El cómic americano o el europeo, el manga o una tira cómica tienen estructuras y longitudes muy distintas y conviene tener una referencia a la que acercarse. La complejidad del mundo determinará el volumen de texto que vayamos a incluir en el cómic.
tipos de comic

3. Mundo y personajes

El valor de una historia recae en la riqueza de su mundo y la profundidad de sus personajes.

Para idear el universo, los dibujantes suelen crearse un documento aparte donde detallan sus aspectos más relevantes.

En mundos de fantasía, crean un mapa de la geografía del lugar, nombran sus regiones y trazan en él el viaje de los protagonistas. Luego trabajan en describir algunas de las regiones, las características de su sociedad, su orografía, economía, etc.

Si el universo ficticio ha sido bien planteado, es más fácil eludir las resoluciones “deus ex machina” y hacer que sea el propio mundo el que da resolución a los enigmas y problemas planteados en el nudo de la historia.

En cuanto a los personajes, es buena idea crear fichas individuales para cada uno donde se revelen sus características físicas y de personalidad, se dibujen varias vistas y se ahonde en su pasado. Esto ayudará a tenerlos bien descritos, evitando los personajes planos y facilitando que se distingan mucho entre ellos.
como crear ficha de personaje de comic

4. Guión

Es hora de poner por escrito toda la historia. Una buena práctica es hacerse un esquema del hilo principal y los hitos intermedios de la trama, colocándolos cronológicamente. A continuación, pueden agregarse los episodios secundarios o de relleno.

Se trata de transcribir todo lo que sucede y todos los diálogos, prestando especial atención a la asignación del número en páginas que se quiere dedicar a cada evento.

Conviene recordar que se trata de un medio muy visual, por lo que hay que procurar ser comedidos con el texto y contar todo lo posible mediante imágenes.

5. Storyboard

El storyboard es la historia completa, ya dispuesta en viñetas hechas con bocetos provisionales que servirán de guía visual. La precisión de estos bocetos queda a elección del dibujante.

De lo que se trata es de hacer el blocking de cada escena, sin necesidad de rematar los detalles y acabados. Para cómics en formato digital, Photoshop es la herramienta estándar de aquí en adelante.

En la disposición de los elementos en la viñeta es importantísimo adelantarse a la posición de los bocadillos de diálogo. Prever su tamaño y colocación ahorrará dibujar partes que quedarán ocultas por éstos y asegurará que los diálogos tengan su espacio bien asignado para una lectura natural de los mismos.

6. Versión final

Una vez todas las viñetas estén bocetadas, se pasa a realizar la versión definitiva del storyboard a lápiz, refinando los trazos, cuidando los acabados y rematando las estructuras. Se sugieren las fuentes de luz, zonas de sombra y se evocan algunas texturas.

En caso de tener que realizar cambios, agregar o eliminar viñetas, es el momento de hacerlo.

7. Pasar a tinta

Si se ha optado por el papel como soporte, para la versión definitiva de los dibujos se repasan las líneas con tinta. Al entintar es preciso omitir líneas sobrantes del lápiz y dejar sólo las más representativas para que el dibujo quede pulcro y ordenado.

8. Añadir color

Este paso es opcional, dado que no todos los cómics son a todo color, especialmente los impresos. En caso de que sí sea en color, se añaden primero los colores planos y luego el resto de valores, refinando la ilustración y añadiendo juegos de luces, sombras y volúmenes.

La elección de la paleta de colores, cuya importancia ya tratamos en este artículo, es determinante para la definición del estilo visual del cómic y debe hacerse en consonancia con lo que se quiera transmitir.

9. Maquetación

Si se cuenta con una letra atractiva y perfectamente legible, es posible escribir los bocadillos a mano, pero en general es más práctico escanear todo el cómic y añadirlos digitalmente. En este caso, se puede optar por fuentes ya existentes o crear una propia, tan personal como uno desee.

10. Portada

Aunque parezca contraintuitivo, es recomendable hacer la portada al final, pudiendo así condensar todo el mensaje y estilo visual de la obra en una única imagen.
portadas de comics

Si te apasiona el mundo de la ilustración, los cómics y el dibujo tradicional, puedes formarte al más alto nivel con nuestro Máster de Dibujo Digital o el Máster de Concept Art de personajes. ¡Conviértete en un profesional listo para entrar en la industria!

New call-to-action

Dpto. Académico en Animum Creativity Advanced School

Coméntanos qué te ha parecido este artículo ;)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.